We Effect en Guatemala

En Guatemala We Effect colabora con varias organizaciones sociales indígenas y campesinas, con las cuales lleva a cabo proyectos de mediano y largo plazo promoviendo el desarrollo organizacional, el fortalecimiento de la economía campesina vía el derecho a la alimentación y el derecho a la vivienda urbana y rural. De igual manera, contribuye en el intercambio de capacidades para potenciar a la ciudadanía y empoderar a las mujeres, especialmente a las campesinas indígenas. El componente de incidencia juega un papel relevante para la promoción de cambios en las políticas de Estado para el reconocimiento y ejercicio de los derechos humanos.

La Oficina Regional de We Effect para América Latina está localizada en Guatemala.

Por una vivienda digna
En el Programa de Vivienda y Hábitat colaboramos con organizaciones del movimiento social de vivienda, fortaleciendo su capacidad de incidencia para la reivindicación del derecho a una vivienda digna.

Por la igualdad y la equidad
El Programa de Igualdad de Derechos fortalece el trabajo de las organizaciones de mujeres, aglutinadas en redes y alianzas, impulsando su participación política y ciudadana y la equidad de género mediante estrategias que contribuyan a que las mujeres  defiendan y ejerzan sus derechos políticos, culturales, sociales, económicos, y ambientales.

Por la defensa de los derechos y el combate de la pobreza en el campo
A través del Programa de Desarrollo Rural apoyamos el trabajo del movimiento campesino y cooperativista, que trabajan para reducir la pobreza, la desigualdad y la injusticia. Nuestra cooperación contribuye a que estas organizaciones sociales impulsen y se movilicen en temas como la reforma agraria integral, la soberanía alimentaria, la igualdad de derechos, el acceso a la tierra, la justicia económica y la defensa del territorio, desde una perspectiva de género, adaptación al cambio climático y la defensa del medioambiente en equilibrio ecológico.

Organizaciones contrapartes en Guatemala

La situación en Guatemala

Guatemala es uno de los países más violentos del mundo. Una guerra civil asoló el país durante 36 años, y más de 200,000 personas habían muerto cuando se firmó el acuerdo de paz en 1996. El pueblo maya, que constituye la mitad de la población del país, fue de los más afectados.

Después de la guerra, la cultura de la violencia se mantuvo. La corrupción, la delincuencia de pandillas, la alta tasa de asesinatos y la impunidad son problemas extendidos. En 2012, el ex general del ejército, Otto Pérez Molina, llegó al poder prometiendo mano dura contra los carteles de droga y el crimen organizado. Durante el año de 2015, Guatemala vio grandes cambios. Una red de corrupción y defraudación fue descubierta y resultó en la renuncia del vice-presidente y al final el presidente. Los dos actualmente se encuentran en cárcel a la espera de saber si van a juicio. Desde las elecciones en 2015 Jimmy Morales es el nuevo presidente de Guatemala.

La pobreza afecta a los pueblos indígenas que viven en las zonas rurales así como a ocho de cada diez niños en el país, de acuerdo a datos de UNICEF.  La mitad de los niños bajo de 5 años están con malnutrición crónica. Según las Naciones Unidas la décima parte más rica de la población gana casi la mitad de los ingresos totales, mientras que el decir más pobre tiene sólo el uno por ciento de los ingresos.

En mayo de 2013, el ex líder militar, General Efraín Ríos Montt, quien ha sido considerado responsable de las masacres de los mayas durante la guerra, fue condenado a 80 años de cárcel por genocidio y crímenes contra la humanidad. Sin embargo, la histórica condena fue anulada posteriormente.

La distribución de la tierra es desigual en el país, dos terceras partes son propiedad de unos pocos terratenientes. Los monocultivos y la extracción minera amenaza las formas de vida tradicionales de la población indígena en las zonas rurales. Guatemala exporta café, banano y azúcar y el sector de servicios es la principal fuente de ingresos.

La violencia contra la mujer es usual, los embarazos de adolescentes son comunes y la mortalidad materna alta.

Mas opciones