We Effect en Paraguay

We Effect en Paraguay trabaja apoyando la mejora de capacidades de organizaciones populares en el desarrollo de modelos alternativos e incidencia en políticas públicas, para el ejercicio pleno del derecho a la tierra, al desarrollo rural sostenible, a la vivienda y hábitat dignos, la igualdad de derechos entre hombres y mujeres, el cuidado de los niños y niñas y el derecho a la información.

Por el derecho a la vivienda y hábitat dignos
El Programa de Vivienda y Hábitat apoya a organizaciones cooperativas de vivienda y de pobladores urbanos en su desarrollo organizacional, la incidencia en políticas públicas por los derechos a la vivienda y hábitat, y la promoción del modelo de cooperativas autogestionarias de vivienda por ayuda mutua y propiedad colectiva.

Por la igualdad de derechos de las mujeres
El Programa de Igualdad de Derechos entre hombres y mujeres apoya a organizaciones de mujeres en su desarrollo organizacional, la incidencia política por iguales derechos, empoderamiento económico y lucha contra la violencia de género. En organizaciones mixtas del sector popular se apoya la igualdad de derechos de las mujeres en el acceso a oportunidades, recursos y espacios de decisión.

Por la defensa de los derechos y el combate de la pobreza en el campo
El Programa de Desarrollo Rural apoya a organizaciones campesinas, indígenas y a cooperativas campesinas en su desarrollo organizacional, lucha política por los derechos a la tierra, territorio, alimentación, justicia económica y medio ambiente sano y la promoción de un modelo de desarrollo rural sostenible de producción de alimentos para el consumo y el mercado. Asimismo, se apoya la comunicación de las organizaciones sociales, el fortalecimiento de las radios comunitarias y la incidencia por el derecho a la comunicación.

Organizaciones contrapartes en Paraguay

 

La situación en Paraguay

Paraguay estuvo dominado por muchos años por la dictadura del general Stroessner. Incluso después de ser derrocado en 1989 su partido Colorado conservó el poder hasta que un obispo de orientación de izquierda, Fernando Lugo, quien prometió redistribuir tierra a los campesinos pobres, fue electo presidente en 2008.

Sin embargo, la implementación de la prometida reforma agraria fracasó y durante 2012 Lugo rápidamente fue depuesto en un juicio político después de un desalojo a campesinos que dejó 17 muertos. En las elecciones de 2013 volvió el Partido Colorado al poder, con Horacio Cartes como presidente.

Según las Naciones Unidas, la mitad de la población vive en pobreza. La situación es particularmente difícil en las zonas rurales. Las brechas sociales son grandes y la mayoría de la población trabaja en el sector informal. La corrupción, el alto nivel de delincuencia y el narcotráfico son problemas en el país.

La distribución de tierra es una de las más desiguales en América Latina. Alrededor de 300,000 agricultores pequeños no tienen acceso a un terreno propio y el 80% de la población comparten 5% de la tierra. La agricultura está dominada por el monocultivo, principalmente de soja. Las semillas genéticamente modificadas y los plaguicidas fuertes son comunes, lo cual da lugar a problemas para muchos pequeños productores.

Para las mujeres que viven en el campo y que pertenecen a los pueblos originarios el acceso a la tierra es casi inexistente, y con frecuencia son sometidas a prácticas discriminatorias y exclusión.

 

Mas opciones